Louis Gifford. The Nerve Root

20.12.2018

En el borrador-resumen que hice sobre "Aches and Pains" de Louis Gifford, hice un esfuerzo por ser fiel, y reflejar tanto el contenido del libro como la naturaleza del autor, sin añadurías; pero ya que nos hemos hecho "amigos", esta vez he decidido llevarme al Sir Gifford (con "The Nerve Root") de viaje por el Camino de Santiago y no voy con ánimo de ser solo fiel al libro, sino de ir mezclando vivencias y reflexiones como si de un compañero de viaje se tratara... Ya lo dijo en el primer libro, él buscaba entablar un diálogo con el lector. En principio es mi única compañía, aunque soy de las que pienso que acabaremos encontrando más gente por el camino. 

Podía haber elegido otro libro, pero me parece que puede resultar interesante divagar por las ideas de la neuroplasticidad, las vivencias personales que transforman lo biológico, el Camino de Santiago, el caminante, el dolor, los mecanismos top-down, los bottom-up, los objetivos, la motivación, el ejercicio físico, la superación, el automanejo, los paisajes, la naturaleza, las relaciones humanas, el dar y recibir, el trascender de uno mismo, el sentido de la vida... y la raíz nerviosa... Una mezcla a la que de momento no veo una conexión clara... pero sí que me apetece reflexionar sobre ello... recorrer ese apasionante camino.   

Gifford comienza el libro hablándonos del estrés del sistema neuroendocrino, del cerebro y de la curación. Y empieza con una canción de la banda sonora de la película "El caso de Thomas Crown", llamada "Los molinos de viento de tu mente"... (Windmills of your Mind)

Redondo Como un círculo en una espiral Como una rueda dentro de una rueda Nunca terminando o empezando Como una bola de nieve bajo una montaña O un globo de carnaval Como un carrusel que gira veloz Corriendo anillos alrededor de la luna Como un reloj cuyas manos están barriendo Pasando los minutos en su cara Y el mundo es como una manzana Girando silenciosamente en el espacio Como los círculos que encuentras En los molinos de viento de tu mente! (…)

Creo que es un buen comienzo para un libro y para un camino. Un viaje con un objetivo: que al llegar a destino, nuestra mirada sea más consciente...

El camino nace del caminante. ¡Buen camino! Jose Ángel Busen

Hay varias teorías que intentan explicar el simbolismo de la concha de la vieira de los peregrinos. Hay una que dice que simboliza la pata palmeada de una oca, símbolo de muchas tradiciones antiguas del reconocimiento iniciático. También se dice que tiene que ver con Venus, la Diosa del amor. En el cuadro de Boticelli podemos ver a Venus representada encima de una concha de vieira, simbolizando el renacer de una persona. La vieira se encuentra típicamente en la costa del mar de Galicia. Antiguamente los peregrinos, antes de regresar a sus países de origen tomaban un ejemplar de las costas de Finisterre para demostrar que habían llegado hasta Santiago. Hoy en día, es el símbolo del Camino de Santiago y de sus peregrinos. 

Llevo ya 14 días con dolor de espalda a causa de una contractura y ahora la pregunta que me he hecho ha sido: ¿Será que Santiago me ha puesto esta piedra en el camino para echarme atrás y no hacer el camino o será ésto una prueba de resistencia? (Peregrino)

No mires los mapas, en los mapas se corre mucho. Javier. Peregrino

Llegamos a la cima de una colina llamada Monte do Gozo, desde donde contemplamos la tan deseada ciudad de Santiago, a media legua de distancia. Al verla, caímos de rodillas y comenzamos a llorar de alegría y a cantar el Te Deum. [...] Y de este modo, cantando, hicimos el descenso hasta la ciudad, que es hermosa y grande y siempre en obras. Doménico Laffi (s. XVII)

Una vez que llegues a Santiago de Compostela y tengas tu Credencial con los sellos que acrediten tu paso por las etapas del Camino de Santiago, no tendrás más que dirigirte a la Oficina del Peregrino, situada muy cerca de la Catedral de Santiago de Compostela y esperar a que te otorguen tu certificación oficial como peregrino del Camino de Santiago. Las sonrisas, abrazos y grupos de peregrinos esperando su turno es la postal característica de la entrada de la Oficina del Peregrino. Se trata de un momento muy especial, la satisfacción de un reto cumplido después de varios días de travesía ya sea a pie o bien en el caso de que realices el Camino de Santiago en bici.

Aunque no lo creas, de la misma manera en la que el botafumeiro limpia la Catedral, también sientes que limpia tus emociones y tu interior. Es una ceremonia que te renueva y elimina tristezas, rencores o miedos. En todos esos momentos en los que ves el movimiento del péndulo y la manera en la que va y viene de un lado a otro, sentirás emociones impactantes que te pueden ayudar a comprender muchas cosas. Y así, poco a poco se aprecia como el Botafumeiro va perdiendo fuerza y vuelve a su posición inicial. Los peregrinos sienten como sus emociones se calman también, y se siente como todo ese caos interior tiene una razón de ser. En el momento en el que el péndulo se detiene y los ocho Tiraboleiros sostienen este gran y maravilloso incensario, de la misma manera, tú vas a tomar el control de tu propio ser también. (Ritos Misa del Peregrino)